Viejo zorro

A mi viejo amigo zorro

¡Ay, viejo zorro! Tan listo y espabilado. Todo cuadra en tu mundo, oscuro, ciego y cerrado.

¡Ay, viejo zorro! Todas las gallinas te parecen viejas. Falsas sombras de pluma y hueso, sin carnes ni seso en la mollera.

Viejo zorro, ¿relamente eres viejo? A penas una cana despunta en tu cola, pero crees ya todo saberlo y juzgas el mundo desde tu madriguera.

Fíjate bien en si tu mundo es mundo o es la sombra que en la pared proyecta. No vaya a ser, viejo zorro, que al final de tu tiempo, te veas realmente viejo y solo.

2 comentarios

    1. Mmmm… Sí, supongo que también se podría tomar en ese sentido, pero en realidad más bien es una crítica a aquellos que se encierran en sus ideas y hacen juicios sobre las cosas y/o los demás creyendo saberlo todo.
      Este texto lo escribí durante mi último año de universidad pensando en un compañero con el que hasta hacía poco había tenido muy buena relación. De hecho, la expresión «Ay, viejo zorro» se la escuché a él en relación a algo que ahora no viene a cuento, pero que sirvió para empezar este texto 😉 .
      Me alegra que te guste. Cuando lo reencontré y lo releí me pareció bastante lo suficientemente bueno como para postearlo; está bien comprobar que no me equivoqué jeje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: