Paseando por sinuosas sendas

Paseando por sinuosas sendas,

dejando atrás el miedo y el frío,

hojas secas sobre verde hierba,

flores rojas, sol tibio.

Nada perturba el descanso

de aquellos que yacen tras los nichos

salvo la música del sueño bohemio

y el trino dulce del pajarillo.

Aquí el tiempo se detiene

y todo es paz y sosiego íntimo.

Aquí la luz nace y muere

sobre los muros viejos, rotos, sombríos.

Solo la nada, solo la calma.

Solo almas puras que pasean

andando por sinuosas sendas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: