Reseña: Aquí vive el horror

George y Kath Lutz son un matrimonio normal, con una situación económica estable, pragmáticos y nada supersticiosos. Por eso no dudan a la hora de adquirir la casa de Amityville e instalarse allí con sus tres hijos y su perro, a pesar de los crímenes de los que fue escenario.