Estático

Quieto.
Todo queda suspendido alrededor.
Un reloj que no para, que marca constante y acelerado el ritmo de un tiempo que no avanza, que se mantiene imperturbable. Las agujas se congelan, se atascan, se detienen. El tiempo se retuerce, se transpone, se trastoca. Y permanece inmutable, gris, denso, pesado. Solo el sonido marca su existencia, sonido que no es tictac medido y cuantificado, que progresa y se desarrolla, sino ruido acelerado de un mecanismo roto y agotado que se niega a aceptar la derrota, pero se ve incapaz de sobreponerse a su propio inmovilismo, a la apatía de las agujas que se niegan a avanzar.
Y permanece en la quietud, deseoso de la progresión que su centro no tiene fuerzas para alcanzar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: